miércoles, 23 de septiembre de 2015

El vuelo del Dr. Mark ... sincronicidades



 
 
 
 

 
 
 
 
Esta es una historia contada muchas veces en Oneness University en India y me gustaría compartirla con vosotros...
 
 
"El Dr. Mark era un especialista en cáncer muy conocido y recientemente había sido premiado por su labor en la investigación. Estaba muy emocionado por asistir a la conferencia en la que se le haría entrega de dicho premio. Esta conferencia tendría lugar en otra ciudad  y el buen doctor decidió llegar a la mayor brevedad posible y se decidió por el avión. Dos horas más tarde de su despegue, el avión tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia por problemas técnicos en un aeropuerto cercano y, con miedo a no llegar a tiempo a la conferencia para recoger el premio, el Dr. Mark se dirigió inmediatamente al mostrador y se encontró con que el próximo vuelo saldría en unas horas, así que no le quedó más remedio que alquilar un coche y hacer el largo camino conduciendo a pesar de que conducir tanto no era de su agrado.
 
Al poco tiempo de iniciar su camino comenzó una fuerte tormenta, la lluvia caía con tanta fuerza que a penas podía ver, lo cual le llevó a desviarse de camino al tomar mal una salida. Conducía por una carretera desértica y comenzó a sentirse hambriento y cansado, así que decidió parar en cuanto viera cualquier signo de civilización. Después de un tiempo, encontró una pequeña y vieja casa. Paró y se dirigió hacia la puerta...
 
Una bella mujer abrió y el Dr. le explicó lo que había pasado y le pidió que le dejara utilizar el teléfono para realizar una llamada. Viendo la tormenta y las condiciones del doctor, la mujer le invitó a entrar en su casa y esperar a que la tormenta remitiera. Hambriento, mojado y exhausto el médico aceptó y, después de ofrecerle comida caliente, la mujer le pidió unirse a ella en la oración. El doctor, que sólo creía en el trabajo, reusó de la oración y permaneció sentado a la mesa. 
 
Al cabo de un rato, el doctor se dio cuanta que la mujer rezaba junto a una cuna, lo cual llamó su atención y se levantó a preguntar qué es lo que le pedía con tanta devoción a Dios y a continuación preguntó de nuevo si pensaba que Dios escuchaba sus oraciones. La mujer, señalando a su hijo en la cuna, contestó: "mi hijito padece un tipo raro de cáncer y el único médico que le podría curar es el Dr. Mark, pero no puedo pagarlo y además vive muy lejos de aquí. Hasta ahora no ha respondido a la oración pero no voy a permitir que mis miedos me alejen de la Fe porque seguro que Dios encuentra la manera".
 
Vaya si la encuentra ...  el Dr. Mark, aturdido y sin palabras comenzó a llorar susurrando "Dios es grande" ... y comenzó a recordar la secuencia de los acontecimientos desde que salió de su casa para llegar finalmente a su destino. Dios no se limitó tan sólo a escuchar las oraciones, sino que le dio la oportunidad de salir de su mundo materialista y dedicarle tiempo a los pobres ricos en su fe.
 
Nada pasa por azar, todo tiene un motivo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario